Por Mauro Libi Crestani

Frecuentemente, los emprendedores tienen la característica de ser adictos al trabajo, y mayormente ni siquiera lo saben, ya que se suele confundir esto con el hecho de ser dedicados.

Lo ideal es aprender a diferenciarlo para poder reconocer cuando se trata de una adicción y así trabajar en ello, pues con el paso del tiempo, puede traer graves consecuencias a tu salud física y mental.

Cuando se emprende un negocio generalmente se trabaja sin descanso por el deseo de que todo salga bien, y también por la necesidad de estar constantemente pendiente de los cambios del mercado, así como de las innovaciones del sector, incluyendo detalles que no tienen importancia.

Es así como el hecho de trabajar lo suficiente para lograr una meta, puede pasar a convertirse en una adicción que se torna prácticamente imperceptible, entonces cuando menos lo notan, viven para trabajar hasta perder la noción del tiempo.

Con estos consejos podrás evitar convertirte en un adicto al trabajo, y aprenderás a trabajar inteligentemente:

1.- Trabaja por metas, no por horas: La cantidad de horas que trabajes no definirá la productividad y mucho menos el éxito de tu negocio. Claro que la dedicación es importante pero también es necesario organizar un horario de trabajo, además, enfocarse en los objetivos es una forma muy inteligente de administrar un negocio.

2.- Define prioridades: El mayor error de un adicto al trabajo es querer resolver todos los problemas pendientes en un solo día y cuando no lo logra, se frustra y continúa trabajando incansablemente hasta terminarlo, ocasionando agotamiento físico y mental. Lo mejor es definir las prioridades para enfocar la atención y el tiempo en tareas que requieran soluciones inmediatas.

3.- Aprende a delegar: Si haces una lista de tareas podrás diferenciar entre las más importantes y asignarlas a quienes consideres adecuados para dicha labor.

4.- Asigna límites de tiempo a las tareas: Aunque puede ser un poco difícil al principio, asignar un tiempo a cada tarea te ayudará a desarrollar el hábito de trabajar de una manera más organizada. Hazlosegún la importancia de cada una. Si bien puedes ser flexible con algunas tareas, es importante administrar tu tiempo de manera inteligente.

5.- Aprovecha los recursos: Actualmente, existe una gran variedad de aplicaciones y herramientas que puedes utilizar adecuadamente para optimizar tu trabajo y ahorrar una valiosa cantidad de tiempo.

6.- Tomar un descanso: Tomar descansos de tu horario de trabajo te beneficiará de dos maneras: Primero, recuperarás la energía, ya que con cada actividad que realizas, desgastas no solo tu cerebro sino también tu cuerpo. Por otro lado, tendrás la posibilidad de incrementar tu productividad, pues tras el descanso, tanto el cuerpo como la mente se renuevan.

Ninguna adicción es buena, es por esto que debes organizarte y hacer solo lo necesario para cumplir con los deberes, a esto se le llama trabajo inteligente, lo que te dejará beneficios en todos los ámbitos.