Por Mauro Libi Crestani

El famoso libro “Piense y hágase rico”, del escritor estadounidense Napoleón Hill, está más vigente que nunca, ya que habla sobre el método más efectivo para hacer dinero, siendo considerado uno de los libros más vendidos del mundo, con más de 10 millones de copias y traducido a docenas de idiomas.

Primero debemos aclarar que tener dinero y ser rico son dos cosas diferentes. Normalmente, todos queremos tener mucho dinero, pero quienes lo tienen, dicen que muchas veces se convierte en un gran dolor de cabeza. Sin embargo, tener riqueza es mucho más, ya que se trata de un estado mental que permite planificar los medios para adquirirla y llevar adelante esos pasos.

El autor Napoleón Hill una vez explicó que en su libro hablaba del secreto de Andrew Carnegie sobre cómo ganar dinero, y de sus reuniones con varios millonarios que admitieron haber hecho fortunas con dicho secreto, como: Henry Ford; Thomas Alva Edison; John D. Rockefeller; y Alexander Graham Bell.

“Todo logro, toda riqueza ganada tiene su principio en una idea”, este es el secreto y significa que los pensamientos que tienes son cosas, que si son útiles y solucionan de verdad los problemas de otras personas, ellas estarán dispuestas a pagar por eso. Entonces, es importante aceptar que todo lo que tu mente puede creer, es posible crearlo, y si pones en práctica estas 10 claves podrás alcanzarlo.

1.- El deseo es el primer paso para forjar riqueza. Tiene que ser algo que te conmueva y que te lleve a la acción.

2.- Tener una profunda convicción. Es tener fe ciega en uno mismo y en nuestro potencial, lo que te hará aceptar que no tienes limitaciones y que puedes lograr que tu mente juegue a tu favor.

3.- Ser preciso en la meta a lograr. Hill explica que cuando hayas establecido el deseo de tener más riqueza, necesitas hacer seis pasos prácticos. Primero: determinar exactamente la cantidad de dinero que quieres obtener. Segundo: determinar qué darás a cambio de ese dinero. Tercero: establecer un plazo en el que quieres tener ese dinero. Cuarto: trazar un plan de hábitos que te llevarán a alcanzarlo con disciplina y constancia. Quinto: escribir y firmar en papel todo lo anterior que has decretado para ti. Sexto: leerlo en voz alta dos veces al día, al levantarse y antes de acostarse, pensando, sintiendo y actuando como si ya fuese un hecho.

4.- Sumar conocimientos especializados. Estos son los que se adquieren poniendo en práctica de inmediato lo que se aprende, y alinearlo con el plan de acción que estás siguiendo.

5.- Utiliza apropiadamente tu imaginación. Existen dos tipos de imaginación: la sintética y la creativa. La primera permite asociar conceptos ya incorporados y, al hacer sinapsis con las conexiones neuronales, aparecen nuevas combinaciones. La segunda es la que te permite guiarte hacia lo nuevo con la inspiración que produce resultados innovadores. Entonces, es necesario pasar esas brillantes ideas a la acción.

6.- Trabajar en equipo. En el plan de acción es importante enfocarse en la organización y la conducción de personas que van a contribuir con tus objetivos y metas.

7.- Entrena tu liderazgo. Todos los grandes líderes empezaron siguiendo a otros, luego, aprendieron a liderar, ya que es una habilidad que se puede entrenar. Nadie puede conducir a otros si no toma las riendas de su vida.

8.- Evita el fracaso. Utiliza el autoanálisis. La gente fracasa porque piensan que hereditariamente no están dotados de capacidades o tienen influencias de entornos no favorables.

9.- Trabaja sobre los tres mayores enemigos del éxito. La indecisión, la duda y el temor. Si trabajas en ellos podrás disminuir esa potencia que frena tu desempeño, recuerda que estos limitantes aparecen sin pedir permiso.

10.- Gestiona tus pensamientos. Estos son la fuente de todos tus logros, ya que de ellos depende directamente el éxito o fracaso de tus acciones. Es decir, son la  energía magnética que atraen lo similar, si piensas en negativo, atraes negatividad; si piensas en positivo, atraes positividad.

No esperes más para alcanzar la riqueza, trabaja tu mente y actitud con estos consejos del método de Napoleón Hill, te aseguro que podrás crecer como persona y tendrás lo que deseas.