Mauro Libi Crestani

Cómo proteger el empleo frente a esta pandemia

En momentos apremiantes como el que vivimos, donde la emergencia sanitaria mundial ha trastocado también la economía, el ejercicio de un liderazgo humano y responsable marcará la diferencia para proteger, hasta donde sea posible, a nuestro valioso equipo de colaboradores.

Frente a esa realidad, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) hace un llamado a tomar medidas urgentes que conduzcan a:

– Proteger a los trabajadores en el lugar de trabajo

– Estimular la economía y el empleo

– Sostener los puestos de trabajo y los ingresos

Mauro Libi: Recomendaciones para paliar las consecuencias

En medio de este acontecimiento histórico que servirá de precedente en un mundo globalizado, la OIT propone una serie de medidas que ayuden a contrarrestar las consecuencias de esta pandemia en nuestras organizaciones. Destaco aquí algunas de ellas:

– Someter a cuarentena al personal que pueda haber estado expuesto

– Suspender o limitar los viajes de negocios

– Tener presente las múltiples y diversas leyes y políticas relacionadas con el coronavirus y preparar planes de contingencia

– Reforzar las buenas prácticas de higiene y adoptar las correspondientes precauciones de seguridad

– Plantearse la posibilidad de recurrir al teletrabajo en las dependencias donde sea viable

– Instruir a sus trabajadores y comunicarse con ellos con regularidad

– No dejar de animar a quedarse en casa a los miembros del personal enfermos; mandar a su domicilio a quien esté enfermo

– Vigilar la situación a diario

Por otra parte, los trabajadores también pueden actuar proactivamente, participando en las tareas de prevención de los trabajadores mediante la difusión de información confiable. Asimismo, pueden promover la solidaridad y la no discriminación y/o estigmatización de los trabajadores y las personas enfermas.

Mauro Libi: Pronóstico de la OIT induce a tomar decisiones trascendentes

Las estimaciones de la OIT indican un aumento del desempleo mundial de entre 5,3 millones y 24,7 millones a partir de un nivel de base de 188 millones en 2019. En comparación, la crisis financiera mundial de 2008- 2009 aumentó el desempleo mundial en 22 millones.

Se prevé además un aumento exponencial del subempleo, ya que las consecuencias económicas del brote del virus se traducen en reducciones de las horas de trabajo y los salarios.

La caída del empleo también conlleva al descenso del consumo de bienes y servicios, lo que a su vez afectará a las perspectivas de las empresas y las economías.

la OIT advierte que la crisis del empleo podría afectar en forma desproporcionada a determinados grupos, entre ellos:

– Personas con trabajos menos protegidos y mal pagados, en particular los jóvenes y los trabajadores de edad.

– Mujeres y migrantes. Estos últimos son vulnerables debido a la faltade protección y derechos sociales.

“En tiempos de crisis como el que nos toca vivir, contamos con dos herramientas clave que pueden ayudar a mitigar los daños y a restablecer la confianza del público. En primer lugar, el diálogo social activo entre los trabajadores y los empleadores y sus representantes, es vital para fomentar la confianza del público y el apoyo a las medidas necesarias para superar esta crisis. En segundo lugar, las normas internacionales del trabajo proporcionan una base de probada eficacia para las respuestas de políticas que se centran en una recuperación sostenible y equitativa. Es necesario que se haga todo lo posible para reducir al mínimo los perjuicios para las personas”, expresó el director general de la OIT, Guy Ryder.

#MauroLibi #MauroLibiCrestani #empresarios #OIT #coronavirus #empleo #trabajadores #economíamundial #pandemia