Mauro Libi Crestani

Hemos desarrollado una buena metodología al frente de Avelina

"Garantizar la calidad no es una tarea sencilla"

Conoce cómo lo hemos logrado

Por Mauro Libi Crestani | noviembre 21, 2019 

Cuando mi padre, Eleuterio Libi, inició en 1958 con Val-Barq una empresa de transporte de alimentos en el eje Valencia-Barquisimeto, siempre buscó algo que hoy en día sigue siendo la vanguardia en las plantas procesadoras de avena que tenemos en el país y otros países del continente americano: Los altos estándares de calidad.

Alcanzar la máxima calidad en el producto que hacemos es la batalla diaria; en Avelina hemos desarrollado distintos procesos para verificar que la calidad siempre está a la altura de las exigencias de nuestros clientes y compradores.

Básicamente los procesos de verificación de calidad están a cargo de un excelente equipo de trabajo, que revisan el proceso, desde que inicia, hasta que finaliza, en cada uno de sus momentos.

Me gustaría ampliar más las especificaciones en cada uno de los estándares aplicados al proceso de creación, pero realmente es una de las claves en el éxito de Avelina y por ello debe permanecer en secreto.

Sin embargo, deseo dar algunos tips y consejos prácticos y casi universales para mantener la calidad en torno a los procesos de producción. En futuro cercano estaré conversando acerca de los procesos de distribución, otro tema que nos ocupa ampliamente, sin duda.

Quisiera desglosar cada uno de los puntos en los cuales se deben poner especial atención para mantener una calidad muy alta de cara a cada uno de los procesos:

–          La satisfacción de los clientes es la prioridad; ellos son quienes más conocen nuestros productos. Por eso, cuando se lanzan al mercado productos nuevos, siempre se realizan pruebas con grupos de personas que han probado nuestros productos con anterioridad, e incluso otros, que les dan cierto conocimiento sobre el consumo.

–          Estándares de calidad según el mercado; de acuerdo al target que nuestro producto está dirigido, posee ciertas características que podrían hacerle resaltar. Conocer bien al mercado que se dirige nuestro producto es una verdadera necesidad.

–          Control en los procesos; una vez que se han definido los estándares de calidad y las metodologías están más que fijadas, es vital que existan controles para que los procesos sean siempre similares. Los pequeños cambios, podrían dar grandes distorsiones.

–          Orden en las interrelaciones; cada uno de los procesos de estándares para garantizar la calidad final del producto deben realizarse cada uno a su debido momento, procurando que no existan interrupciones entre sí.

–          Verificación de las operaciones; es necesario cerciorarse de que cada uno de los procesos se están cumpliendo a cabalidad y bajo los más altos estándares.

–          Detección, corrección y prevención; es necesario tener en cuenta que en cualquier circunstancia se pueden presentar fallos y desperfectos que no tienen por qué generar cambios sustanciales o trascedendentales. Lo ideal es prevenir los cambios o accidentes, la mejor forma es a través del verdadero conocimiento de los procesos. En todo caso, si los problemas se han presentado y no hemos logrado prevenirlos, es necesario que corrijamos el asunto lo antes posible.

La calidad en Avelina debe estar siempre presente, buscamos el desarrollo de la calidad, a través de mejoras en la metodología y las formas de trabajo. Existe un tema elemental que se centra en la definición de los distintos procesos. Intentaré ilustrarlo de manera rápida y sencilla:

–          Procesos estratégicos: Son momentos centrados a la mejora del estándar de calidad. Un proceso previo que requiere de visualización y estudio.

–          Procesos modulares o claves: Son aquellos procesos que motivan la empresa, que son la razón de ser. Por ejemplo, una empresa de alimentos, está dedicada a la producción y por tanto requiere de procesos adecuados para cumplir estas tareas.

–          Procesos de apoyo: A pesar de que la empresa esté centrada en la producción, siempre son necesarios los procesos que apoyan y cimientan esa producción, por ejemplo, el proceso que se debe ejecutar para adquirir trabajadores de calidad o materia prima óptima.

Son algunos de los elementos en los que se debe prestar especial atención para garantizar los más altos estándares de calidad en una empresa y/o fábrica.